jueves, 4 de marzo de 2010

RALLY ARGENTINO - ENTREVISTA A NADIA CUTRO



Entrevista a Nadia Cutro luego de su debut en Mina Clavero
03.03.2010. Nadia Cutro, junto a su hermana Florencia, tuvieron este fin de semana su debut en el Rally Argentino. Las flamantes competidoras del Tango RT, a bordo de un Mitsubishi Evo VIII, finalizaron sextas dentro de la N 4 Light, resultado que superó sus propias expectativas, en una carrera complicada como la de Mina Clavero, en donde sumaron sus primeros puntos.
“No me lo imaginaba. Es decir, tampoco me veía última, sabíamos que nuestro objetivo era dar la vuelta, eso lo hablamos antes, incluso con Marcos (Ligato), que nos dijo que teníamos que llegar.
Pero cuando me dijeron que estaba sexta, me sorprendió, en especial porque sabés cuánto diste en la carrera y qué resto tenía” comentó la mayor de las hermanas de Concordia, quienes desembarcaron en la máxima categoría proveniente del Rally Entrerriano, en donde obtuvieron los títulos de la N 3 y A7.
¿Qué fue lo más difícil en esta carrera?
Adaptarse a los caminos, sobre todo por la hoja de ruta. Son muy distintos a lo que estamos acostumbradas, por eso tratamos de ir cuidando para no romper nada. Cuando sabés que no tenés un presupuesto holgado, no podés arriesgar de más.
¿Aceleraste como hubieses querido?
Sólo cuidamos en el Giulio y en Ambul, en donde había piedra. Mi único temor era pegarle a algo. Después todo fue a fondo, en ese sentido no tengo problema, no tengo miedo arriba del auto. ¿Cambió algo en la forma de trabajar con Florencia?
Cambió principalmente en la preparación de la carrera. Nos dimos cuenta que hay que trabajar mucho y enfocarnos en preparar el reconocimiento, tener en cuenta los enlaces, la ubicación y sobre todo la hoja. Arriba del auto no cambió nada. Florencia contó que en un momento se mareo...Si, se apunó un poco el sábado en el primer tramo, pero creo que es lógico por la expectativa y la ansiedad. Cuando llegamos al Giulio estuve más atenta para ver cómo se sentía, para que no le pase lo del sábado. Pero anduvo perfecta, es más, me venía diciendo que no podía creer lo lindo que es ese tramo.