miércoles, 28 de diciembre de 2011

DAKAR



Coches, pero en solitario


Los coches inscritos en el Dakar cuentan por lo general con un equipo integrado por un piloto y un copiloto, si bien existe un puñado de aventureros que optan por afrontar el desafío en solitario. Son en cierta forma, pioneros en otra forma de vivir el rally raid…


Quieren afrontar el desierto en solitario, pero han descartado la moto o el quad. Son apenas una decena los pilotos que han optado por participar en solitario en la categoría de coches, renunciando a la ayuda en la navegación y a la conversación de un copiloto. Esta cita con uno mismo es la que protagonizan pilotos como el italiano Eduardo Mossi o el español Ignacio Corcuera, que disputa su primer Dakar pero goza de amplia experiencia en este modo de conducción en raids “improvisados”: "cuando participé en el Rally de los Faraones, por ejemplo, empecé pilotando solo desde Bilbao hasta Egipto y, finalizada la prueba, regresé también por mis propios medios".


En un estilo totalmente diferente, la línea de salida del rally acoge también otro tipo de vehículos, los buggies monoplaza, concebidos como estructuras minimalistas con una relación peso/potencia especialmente favorable. Los primeros vehículos aparecieron hace ya unos años, y han pagado los defectos de su juventud en forma de abandonos prematuros. Sin embargo, Tim Coronel, el mejor embajador de esta subcategoría, tiene el historial intacto al volante de su buggy McRae, con el cual logró arañar una 34ª posición el año pasado. "Y este año aspiro a terminar entre los 20 primeros", advierte el neerlandés. Su rival podría ser el ex piloto de moto GP Jurgen Van den Goorbergh al volante de un buggy que persigue el mismo objetivo: "Si no tenemos excesivos problemas, el potencial del vehículo nos permite clasificarnos entre los 20 primeros". Un poquito menos ambicioso en lo que a clasificación se refiere, el equipo Xtreme Plus se ha propuesto desarrollar en el futuro un buggy menos costoso capaz de seducir a los motoristas que deseen pasarse al coche en un vehículo tan accesible como fiable. Willy Alcaraz, que acumula ya 20 participaciones en el Dakar, ha asumido el rol de llevar hasta Lima el RZR 900 de Polaris para desafiar a los corredores solitarios.