viernes, 23 de julio de 2010

RALLY ARGENTINO - SALVANO Y LA LUCHA EN LA SÚPER R



Daniel Salvano habla sobre la lucha en la Super R
Daniel Salvano, con su equipo DS Racing, es el encargado de alistar la mayoría de los Subaru N3i que componen la monomarca Súper R, categoría en la que Álvaro Marchetto y Julio Gómez no se dan tregua, y con una diferencia de apenas 3,5 puntos, parece que la definición quedará entre ellos dos, situación que se vive de manera particular dentro de la estructura de Almafuerte.
¿Cómo se convive con un panorama como este?
Es complicado, es una situación que ya la hemos vivido, en la que el que pierde se va a ir descontento. Por suerte todavía no estamos en una etapa definitoria pero hasta ahora ninguno se cae y habrá que ver si llegamos así hasta fin de año.
¿Se hablan estas cosas con los pilotos?
Siempre les hablo a los dos. Siempre les digo que trato de hacer lo mejor para los dos. Lo mío pasa por el hecho de que a ninguno de los dos autos le pase algo. Hasta ahora por distintas causas los dos se pararon una vez. El resto queda entre ellos, son lo que tienen que definir en la carrera. Pero la relación es buena y entre ellos dos se llevan bien.
Al menos es distinto que en la pista, no hay roces directos...
Por supuesto, en el rally no se presentan muchas situaciones directas. Salvo en el caso en el que uno rompe una goma y complica al que va por detrás por el polvo que va levantando, como se dio en Catamarca, pero tampoco podés hacer nada al respecto.
¿Con el resto de los pilotos es más fácil?
Son situaciones distintas. Tasca ya se resign& oacute; a luchar el campeonato y estamos viendo la posibilidad de hacer algo con un N4, en tanto que Cataldo, con la última salida de camino medio que también se bajó de la lucha. Además ellos son más grandes, en cambios a estos chicos un campeonato les puede cambiar muchas cosas, son jóvenes.
De tus pilotos regulares el único que falta ganar es Cataldo.
Si, creo que tendría que serenarse un poco, está ganando tramos pero se está yendo mucho afuera. Ya le dije que me va a fundir, ja.