martes, 27 de julio de 2010

RALLY ARGENTINO - LUIS PÉREZ COMPANC



Luís Pérez Companc vuelve a la Manzana para deleitar a los patagónicos

Una vez más el Rally Argentino tendrá un World Rally Car (WRC) corriendo por las rutas del país, y será por los velocísimos caminos del Alto Valle de Río Negro, cuando la semana que viene se dispute la 40° Vuelta de la Manzana, la carrera insignia del certamen, y que será válida por la 6° fecha del campeonato 2010.

Será un Ford Focus RS WRC08, y el encargado de manejarlo será nada menos que Luis Pérez Companc, cuatro veces ganador de la Manzana, y quien quiso sumarse a los festejos por el aniversario de la prueba.

"La verdad que me pareció una buena idea para festejar las 40 ediciones de la carrera y qué mejor que hacerlo con el WRC que usé en el Mundial de Rally" indicó Pérez Companc, quien quiere de esta forma devolverle al público patagónico parte del afecto recibido, a quien reconoce como uno de los más fervientes de la Argentina.

"El publico de la Manzana es uno de los más fierreros que tiene el Rally Argentino, y los últimos años que la corrí con la Toyota creo que han disfrutado de lo que puede hacer un WRC, así que un WRC 2008 lo van a disfrutar aun mas y obviamente yo también" agregó Luis, que no se sube al Ford desde el Rally de Finlandia 2008, año en el que se retiró del Campeonato Mundial.

Este regreso le permitirá también al capitalino reencontrarse con una competencia especial, sensación que comparten muchos pilotos que alguna vez compitieron en la Manzana.

"Siempre dij e que es LA carrera del Rally Argentino, la que todos quieren primero participar y si se puede ganarla. La gente que va a los especiales es impresionante y el apoyo que dan a los pilotos también".

La primera vez que Luis compitió en el "Vuelta" fue en 2001 con un Mitsubishi Lancer, experiencia que repitió en 2002, pero fue al año siguiente que logró su primera de las cuatro victorias, y que lo convertirían en el tercer piloto más ganador por detrás de Gabriel Raies (7) y Jorge Recalde (5), e igualando la línea de Jorge Bescham.

"Haberla ganado es una sensación indescriptible. La primera victoria fue debutando con la Toyota y nunca me voy a olvidar ese momento, sobre todo el calor de la gente cuando pasaba con el auto y yo, que no me cuesta nada y más de una vez le sacaba canas verdes a José (Volta), trataba de darles el mayor espectáculo posibl e yendo siempre a fondo" recuerda. "Las 3 que siguieron fueron siempre una mejor que la otra, de nuevo, para mi era como correr de local y creo que por eso me hacía sentir tan cómodo en la carrera" concluyó.